20 de octubre de 2020

SEIS CURSOS DE COCINA GRATUITOS.


Logotipo de scoolinary



No quiero hablar de la medida tomada a partir de este jueves para cerrar la hostelería en Navarra, por mi parte y de momento silencio. Habrá otros foros para opinar más oportunos.

Una de las consecuencias es que a las 21:00 va a estar todo cerrado, momento en el que nos iremos todos para casa, sino antes.

Así que nos podemos poner a cocinar para el día siguiente o para una cena diferente, más cuidada.

Scoolinary es un portal formativo de cocina con un plantel de profesores cocineros de primer nivel. Y en este momento tiene ocho cursos gratuitos de diferentes temáticas.

Menú classics, cocina de verano, cocina creativa, menú dulce, tapas, sin gluten, deluxe y cocina al vacío. Solo tienes que darte de alta como usuario en la página y usar los links que te he dejado. Si te interesa estas a dos clicks de una formación gratuita estupenda.




10 de octubre de 2020

PETIT PITACUM 2019.




Cuatro botellas a 6,5€ quedaban en el BM de debajo de casa. Después de esta entrada solo tres.

Cuatro botellas que llevan tiempo muertas de risa en la estantería del super. Pero como estaba junto a otro vino etiquetero. ¿Cuál elegir? el etiquetero. Y Petit Pitacum no es un vino desconocido, pero es esta tierra Navarra hay fuerzas telúricas imposibles de doblegar como el "etiqueterismo". Contento si consigues que te toleren. Así que tras la queja vamos al lío.



Monovarietal de mencía, con el corcho recién puesto que es añada del 2019. Color frambuesa francamente bonito, viveza y brillo. Y ligerito de capa que es una mencía. Si quieres cuerpo ve buscando otro vino, este no va ser el tuyo.

Un aroma a fresa viva, fresca, ácida. Y pellejo. Esto del pellejo seguro que hay "palabro" cañí para contarlo pero yo le llamo pellejo, como cuando comes uva de grano pequeño y se te amontona en la boca el pellejo. Y lo masticas. ¿Te ha pasado alguna vez?. Eso mismo en forma líquida.




Y el trago, astringente, amargo, con un gusto de café canalla que mola mucho. Y acidez. Vino ligero, raspando suavemente, vinillo tragón, que esta bien hecho como para darle media docena de tragos y darte cuenta que ya vas por la media botella. Y fresco como era de esperar. Que es una Mencía del año.




Así que un vino de mencía de libro, como para aprender la uva. Sin maderas, sin parches, sin chorradas, "menciniano" a tope si me dejas que lo denomine de esta forma. Le falta botella, obviedad por otra parte ya que esta recién embotellado.

Pero acepta un sugerencia, compra un par de botellas y guárdalas celosamente hasta Navidades. Ganarán y mucho. Sino tienes paciencia, hazte un bocata de tocineta untando el pan en la sartén en la grasa que queda. Tras tostarse los bordes del pan cierras el bocata y a darle al Petit Pitacum.

Por 6,5 bien que digamos oiga, que hay cosas de 8 leiros que como los hace zutanito todos ciegos a comprarlos.

De repetir.



EL PEROLAS DA UN SALTO DE LADO.

 




Un 29 de marzo del año 2012 aparecí en el panorama gastronómico como "el perolas". Una charla con Carlos Vela y Karmele de la arrocería sobremesa en la calle Abejeras, acompañados con una botella de garnacha de Domaines Lupier lo propiciaron. No podía ser de otra forma, el vino tenía que estar presente.

Tras ocho años y casi ocho meses de "elperolas" es hora de cambios drásticos. Ha habido alegrías y disgustos, he hecho grandes amigos. He sufrido enemigos que no me conocían. He podido conocer a multitud de cocineros y profesionales del oficio con los cuales tengo relaciones magníficas. He probado más de 7.500 referencias de vino. He estado seis años en antena en cuatro radios diferentes. Escribo para un periódico. Organizado eventos de todo tipo, privados, catas, eventos en formato nuevo, semana del maridaje, jueves gastronómicos, wineandshoots, gastrocultur, cartas de vino, marlo, cursos…una ingente cantidad de proyectos.

Pero es hora de cambiar. De priorizar. Tiempo para centrarme en proyectos que me apasionen. Tiempo de familia y amigos. Tiempo de mi tiempo. La vida avisa y este 2020, me los ha dado gratis y sin avisar. He dedicado mucho a pensar y a decidir.

El perolas da un salto “de lado”


A partir de ahora, se han acabado muchas cosas. Mucho decir siempre que sí, sin mirar quien o quienes más cercanos sufrían ese “tiempo robado”. Solo dos premisas en todo lo que haga. 

Voy a ser totalmente independiente y trabajar en lo que me entusiasme, tanto en lo que haga como con quien lo haga.

Queda un empujón para mis 50 que, espero celebrar con otra distancia social menos canalla que la que sufro hoy. No estoy para zarandajas varias y otras yerbas. En varios proyectos estoy involucrado, son preciosos. Con el imprescindible apoyo de gente única y ma-ra-vi-llo-sa, que siempre han estado ahí, siempre.

Soy un afortunado por poder desarrollar, por poder tener los apoyos, por ser valorado e incluso reclamado. Pero el tiempo es un bien limitado, escaso y valioso. Este 2020 me ha enseñado que hay que elegir, priorizar y disfrutar. Y en esto estoy. De todo vas a estar informado. Acabo esta etapa e inicio otra dando las gracias de corazón a todos los que hemos trabajado juntos durante estos 8 años y 8 meses, gracias.

Esto no es una despedida, sino una evolución imprescindiblemente necesaria, inapelablemente útil.

Es hora de recuperar de nuevo los nombres de las cosas, llamarle pan al pan, vino llamarle al vino, al sobaco… sobaco, miserable al destino. Y al que mata llamarle, de una vez asesino. Esto dicho por el único, el inimitable, el de los dedos vertiginosos… Joaquín Sabina.

Nos vemos aquí en el blog. Esta entre la cava de vino y el cañero de birra, debajo del letrero elperolas.com.

Y sacudiros la mala leche por favor, que da grima ver a todo el mundo con la verdad absoluta en su poder olvidando lo verdaderamente importante.